ENFERMEDADES AUTOINMUNES DEL SISTEMA NERVIOSO

  • El sistema inmunológico del ser humano está diseñado para defenderse de las enfermedades, sin embargo, algunas veces los trastornos genéticos, las infecciones u otras afecciones pueden provocar que se descomponga o que incluso ataque tejidos sanos en el sistema nervioso, lo que puede llevar a trastornos inflamatorios del cerebro, los nervios o el músculo, provocando enfermedades neuroinmunológicas.

    El mecanismo de estas enfermedades aún no es completamente conocido, sabemos que muchas veces se deben a que los virus y bacterias tienen partes muy parecidas a moléculas que componen nuestro cuerpo, y el sistema inmune al atacar estas partes del germen, termina atacando al propio cuerpo. En otros casos, esta enfermedad se presenta por respuesta contra tumores con un mecanismo similar. Esto se conoce como mimetismo molecular, y aunque el evento desencadenante puede ser claro en algunos casos, en otros nunca lo encontramos.

    Este grupo de enfermedades se puede dividir en enfermedades del sistema nervioso central que comprometen el cerebro, el cerebelo y la médula espinal, y en enfermedades del sistema nervioso periférico que comprometen nervios, músculo o la unión de estos últimos dos que se llama unión neuromuscular.

    El primer grupo de enfermedades se divide en dos grupos más pequeños, que se llaman encefalitis autoinmunes y enfermedades desmielinizantes. Las encefalitis autoinmunes son causadas por la inflación de las neuronas, son enfermedades que han sido descritas recientemente (en los últimos 15 años), y se presentan tanto en niños como en adultos. Además existen algunas formas exclusivas de niños como el Síndrome de Opsoclonus-Mioclonus-Ataxia. Los síntomas de este grupo son variados y corresponden a cambios en el comportamiento o la conciencia, asociados a convulsiones difíciles de controlar, movimientos anormales no convulsivos que habitualmente comprometen la boca, las manos y/o los pies, las cuales pueden ser de varias semanas de evolución.

    El segundo grupo de las enfermedades del sistema nervioso central son por la inflamación de la mielina (las conexiones de una neurona con otra) y dentro de este tenemos la Encefalomielitis Aguda Diseminada, la Mielitis Transversa, la Neuritis Óptica, la Esclerosis Múltiple, la Neuromielitis Óptica y, recientemente se ha descrito la Enfermedad por Anticuerpos Anti MOG. Todas ellas se pueden presentar en niños. En estas enfermedades los síntomas más frecuentes son la cambios en la conciencia, debilidad de los brazos o las piernas, dificultad para contener la orina o las heces fecales o alteraciones de la visión, que se presentan en el transcurso de días.

    Finalmente las enfermedades del grupo de sistema nervioso periférico comprenden el Síndrome de Guillain-Barré, la Miastenia Gravis y las Miopatías Inflamatorias, entre otras, que principalmente tienen como manifestación en debilidad de las extremidades y dificultad para respirar.

    El diagnóstico de todas estas enfermedades se basa en los síntomas y los hallazgos durante la valoración médica, y adicionalmente exámenes especializados dependiendo de la sospecha como electromiografía, neuroconducciones e imágenes avanzadas del sistema nervioso como resonancias de cerebro, ojos y columna. Muchas veces se requiere la realización de punción lumbar (examen para ver las características del líquido cefalorraquídeo, que rodea el cerebro), y determinación de anticuerpos en el líquido de esa punción y/o en sangre.

    El tratamiento de todas estas enfermedades, aunque hay diferencias entre una y otra, consiste en disminuir la actividad del sistema inmune (las defensas), para evitar que el daño al sistema nervioso continúe, y permitir la reparación y cicatrización de los daños establecidos. Algunas veces es necesario bajar las defensas por un tiempo prolongado para evitar nuevos episodios, teniendo en cuenta que con cada episodio se pueden presentar daños irreversibles que pueden generar secuelas del movimiento o de otras funciones importantes.

    En Fundación HOMI tenemos un equipo de especialistas con experiencia en el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento de todas estas enfermedades. El objetivo final de nuestro grupo es garantizar la mejor recuperación y tratamiento posibles en cada caso, especialmente de aquellos en los que se necesite bajas las defensas por tiempos largos.

Estas enfermedades pueden afectar de forma específica el Sistema Nervioso, cuando esto sucede requiere un tratamiento rápido.