LACTANCIA MATERNA DURANTE LA PANDEMIA

  • Múltiples investigaciones han demostrado que la leche materna no trasmite el coronavirus COVID-19, por lo tanto, tener síntomas sospechosos o confirmados del virus no es indicación para interrumpir la lactancia materna, de hecho, la leche materna contiene inmunoglobulinas que refuerzan el sistema inmune del bebé, por lo cual es el mejor alimento para todos los niños menores de 2 años.

    La lactancia materna debe ser exclusiva durante los primeros 6 meses, es decir, que el bebé no debe recibir ningún otro tipo de alimento, ni siquiera agua, pues ofrecerlos puede causar saciedad en el bebé y desplazar la lactancia materna. A partir de los 6 meses de edad se debe iniciar la alimentación complementaria en el niño o niña para cubrir todos los requerimientos, que por edad y desarrollo, empiezan a aumentar más allá de lo que puede aportar la leche materna, sin embargo, continuar y extender la lactancia hasta los dos años trae beneficios excepcionales tanto para la madre como para el bebé, entre ellos:

    En los lactantes:

    Previene y combate diarreas, problemas respiratorios, problemas digestivos, diabetes, alergias, desnutrición y deshidratación. Además refuerza el vínculo madre – hijo.

    También existen beneficios para las madres:

    Disminuye el riesgo de contraer cáncer de seno o cáncer de ovarios.
    La lactancia materna ayuda a que el útero vuelva pronto a su tamaño ideal y colabora con la pérdida de sobrepeso al utilizar más calorías de lo normal.
    Disminuye la posibilidad de tener otro embarazo en los primeros meses de amamantamiento.

    Si la madre o el bebé son sospechosos o diagnosticados con COVID-19 se debe tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

    • Siempre lavar las manos por al menos 40 segundos antes de iniciar la lactancia y después de terminarla.
    • La madre debe usar tapabocas.
    • No es necesario lavar el seno a menos que haya tosido o estornudado sobre él.
    • Recuerde lavado y desinfección de manos y superficies constantemente.
    • No es necesario suspender la lactancia materna

     

    Lactar es el acto más grande de amor, que refuerza lazos emocionales con su pequeño y que le aporta los nutrientes y elementos necesarios para protegerlo de infecciones.

La lactancia materna es un paso clave para la buena salud del bebé y la mamá, incluso durante la pandemia.