NUTRICIÓN SALUDABLE EN CASA

  • #YoMeQuedoEnCasa pero, ¿Cómo hacer mercado saludable?, hoy vamos a conocer algunas recomendaciones básicas que nos ayudaran con prácticas adecuadas de alimentación saludable en el hogar:

    Planifica: Debes establecer el número de personas en el hogar, determinar el tamaño de las porciones de cada uno y diseñar menús con variedad de alimentos para mínimo dos semanas. Recuerda variar alimentos en cuanto a color, forma y tipos de preparación e incluir alimentos frescos como frutas y verduras en todos los tiempos de comida.

    Compra: Lleva la lista de mercado organizada por tipos de productos, adquiere solo lo necesario ni más ni menos y compra las cantidades de alimentos que alcances a consumir antes de su vencimiento, esto evitará desabastecimiento de alimentos en los supermercados, pérdida de alimentos en casa o sobrealimentación familiar. Recuerda lavarte las manos antes de salir y después de llegar a casa e incluir una porción pequeña de plátano, yuca, papa, arracacha en tu alimentación.

    Almacena: Lava y desinfecta los recipientes en los que llegaron los alimentos antes de almacenarlos, también debes lavar alimentos como frutas y verduras, huevos y empaques, luego porciona y empaca en recipientes con tapas en las cantidades que utilizas en cada preparación, identifica cuales deben ir al congelador, cuales al refrigerador y cuales a la alacena. Recuerda incluir diariamente lácteos y derivados como queso, yogurt, kumis; huevos y carnes de diferentes tipos preferiblemente bajas en grasa como pollo y pescado, las cuales puedes almacenar en distintas formas. Estos alimentos junto con frutas y verduras deben ser incluidos diariamente en la alimentación de los niños del hogar para favorecer el crecimiento y desarrollo necesarios.

    Prepara: Descongela los alimentos en el refrigerador, no a temperatura ambiente, incluye recetas en las que utilicen diferentes métodos de cocción como horneado, cocido, asado, al vapor, entre otras, prepara justo antes de servir para evitar recalentar las comidas. Recuerda incluir diariamente alimentos como arroz, pasta, avena, leguminosas como arveja, lenteja, frijol y frutos secos como maní, habas, almendras.

    Consume: Los alimentos en el comedor, en familia, en un ambiente agradable. Recuerda consumir agua y los alimentos en las porciones adecuadas para cada miembro de la familia.

    Evita: Alimentos ultra procesados, refinados, ricos en azucares, comidas rápidas, alimentos altos en grasas o sodio y bebidas azucaradas, especialmente en los niños, estos aportan mucha energía pero pocas vitaminas y minerales.

    Crea: aprovecha la cuarentena y cocina con los niños, claro, siempre manteniéndolos alejados de objetos calientes o corto punzantes, pero inclúyelos en el proceso de preparar los alimentos, lavar las verduras, mezclar las harinas, batir los huevos. Juega con los alimentos y crea personajes, ¡que alimentarse saludablemente sea algo divertido y un plan en familia!

Una alimentación balanceada fortalece el sistema inmune ayudando a disminuir el riesgo de sufrir infecciones respiratorias.