Los pacientes con Lupus deben fortalecer sus cuidados y continuar sus tratamientos, durante este tiempo en casa.

Additional Info

  • Contenido

    El lupus es una enfermedad autoinmune, no prevenible y no contagiosa, en la cual las células de la inmunidad o comúnmente conocidas como “las defensas”, atacan el propio organismo, causando alteraciones en cualquier órgano del cuerpo, como, por ejemplo: La piel, el corazón, el pulmón, el riñón, la sangre, entre otros.

    Actualmente, en Fundación HOMI, hemos tratado más de 90 pacientes con LES (Lupus eritematoso sistémico) en edades que oscilan entre los 4 y los 17 años. Este tipo de pacientes son considerados inmunosuprimidos, es decir, que son susceptibles de contagiarse de infecciones o virus, como el Covid-19.

    Se ha visto que las manifestaciones del Coronavirus en la población pediátrica, pueden ser diferentes a las encontradas en la población adulta, predominando los pacientes portadores, lo que quiere decir que transmiten, pero no se enferman. Hasta el momento, se ha analizado que esto se debe a que los niños tienen una respuesta inmunológica diferente a las infecciones virales, tienen menos comorbilidades y menos exposición a tóxicos como la polución y el humo del cigarrillo a comparación de los adultos, además, se ha encontrado que tienen menos receptores celulares para el virus.

    Los niños que han manifestado síntomas, han presentado dificultad respiratoria, tos, dolor abdominal, diarrea, y muy pocos han progresado a falla de múltiples órganos y han necesitado ingresar a unidades de cuidado intensivo. Pero, ¡no hay que tener miedo!

    ¿Recomendaciones para esta época de confinamiento?

    1. Toma todas las precauciones para evitar el contagio: Lava tus manos frecuentemente, usa gel antibacterial, no salgas de casa si no es totalmente necesario y si sales, usa el tapabocas cubriendo boca y nariz, no uses guantes, mantén distancia entre las demás personas. Al llegar a casa, quítate los zapatos y desinféctalos o lávalos, cambia tu ropa y lávala con jabón y de ser posible date un baño, así estarás más seguro.
    2. No suspendas la medicación, es más riesgoso suspenderla ya que puede causar recaídas y reactivaciones de la enfermedad que te tendrán consultando por urgencias y seguramente serás hospitalizado. Si tienes preguntas al respecto debes comunicarlas a tu médico.
    3. Mantente hidratado con agua natural. No consumas bebidas azucaradas o con endulzantes como gaseosas o jugos procesados; consume alimentos reales como frutas y verduras en todas sus formas, proteínas, y no muchos carbohidratos (pan, pasta, arroz, papa, yuca, plátano y productos procesados de panadería).
    4. Realiza ejercicio suave diariamente. Puedes hacer ejercicios de estiramientos mañana y noche y seguir alguna cuenta por internet donde practiquen algún ejercicio o rumba si te gusta.
    5. Duerme bien. Mantén tus rutinas de sueño, acuéstate temprano, y duerme mínimo 8 horas, procura no dormir en el día.
    6. Cuida tu piel. Hidrátala, usa cremas humectantes sin perfume y no olvides aplicarte el bloqueador solar así no salgas de casa.
    7. Si tienes dudas o inquietudes referentes a tu salud, comunícate con tu EPS. Allí te orientarán sobre si te envían médico domiciliario o a dónde puedes acudir de manera presencial, autorizaciones de servicios y sobre el posible envío de medicamentos a casa.
    8. Si tienes síntomas gripales, quédate en casa y usa tapabocas todo el tiempo. Si los síntomas se acompañan de malestar estar general, fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor abdominal, diarrea o vómito debes consultar al servicio de urgencias.

Diagnosticar y controlar el asma en los niños es fundamental para su desarrollo y crecimiento.

Additional Info

  • Contenido

    El asma es una enfermedad crónica de inflamación bronquial y es una de las principales causas de consulta externa y de urgencias en los niños.

    Se considera que esta enfermedad afecta cerca de 300 millones de personas en el mundo, alterando la vida de quienes la padecen y sus familias, por ser una enfermedad crónica causa compromiso no solo a nivel de la salud, sino también altera la economía y dinámica familiar.

    No es claro por qué una persona llega a sufrir de asma, se han descrito factores genéticos (un familiar como papá o mamá sufren de asma o de otras enfermedades atópicas como rinitis alérgica, dermatitis), ambientales (exposición a humo de cigarrillo, contaminación ambiental), antecedente de infecciones virales (se ha visto más asma en pacientes que sufrieron de infección por virus sincitial respiratorio).

    Pero, ¿Cuáles son los signos y síntomas característicos del asma?

    El asma tiene síntomas que son recurrentes, además puede tener agudizaciones

    Los más comunes son:

    • Tos frecuente que empeora cuando el niño tiene una infección viral, se puede producir además cuando está dormido o se desencadena por ejercicio o aire frío.
    • Un silbido o una sibilancia al espirar
    • Dificultad para respirar
    • Congestión u opresión torácica

     

    Es importante considerar que no todos los niños son iguales pueden tener algunos síntomas y no tener otros, tener diferentes grados de severidad desde muy leve a grave, así como períodos de mejoría y recaída por lo que el diagnóstico se debe realizar por el médico.

    Otros síntomas que pueden estar presentes son:

    • Recuperación lenta de una infección respiratoria o bronquitis posterior a ella, los cuadros gripales en niños no asmáticos son de corta duración
    • Problemas para respirar que dificultan jugar o ejercitarse, se podría evidenciar en el hogar o en el colegio
    • Cansancio, que puede ser debido a dormir mal, puede afectar el compromiso escolar.

     

    Y además se puede acompañar de otras enfermedades como rinitis alérgica, dermatitis atópica, apnea del sueño y síntomas gastrointestinales.

    ¿Cuándo consultar con el médico?

    Se debe llevar al niño al médico si sospechas que podría tener asma por que presenta alguno de los síntomas que hemos mencionado, en la cita se establecerá el diagnóstico, si requiere exámenes adicionales y se iniciara tratamiento acorde a su sintomatología.

    El tratamiento precoz ayudará a controlar los síntomas y posiblemente a evitar ataques de asma.

    Pide una consulta con el médico de tu hijo si observas:

    • Tos constante, recurrente, o que pareciera estar relacionada con desencadenantes específicos (cambio de temperatura o ejercicio)
    • Sibilancia o silbido al respirar
    • Dificultad para respirar o respiración rápida
    • Refiere opresión en el pecho
    • Episodios repetidos de posible bronquitis o neumonía

     

    ¿Es grave tener asma?

    El asma por ser una enfermedad crónica requiere un tratamiento prolongado, que consta de medidas farmacológicas y no farmacológicas; los niños con síntomas frecuentes requieren manejo de la inflamación para poder controlar la enfermedad.

    Los medicamentos más importantes en asma se llaman controladores y se administran inhalados dado que al ser una enfermedad bronquial la vía inhalada es la más efectiva.

    Manejo no farmacológico:

    Debemos recordar la importancia de adoptar una alimentación saludable que incluya abundantes frutas y verduras, estos alimentos pueden ayudar a mejorar el equilibrio del organismo. Por el contrario los alimentos procesados y ricos en azúcar y grasa causan inflamación.

    Ejercicio: la actividad física estimula el crecimiento y fortalece músculos y tejidos, además, mejora la resistencia física.

    Manejo del estrés: se ha visto que los niños pueden presentar aumento de los síntomas cuando presentan eventos estresores, hábitos de vida saludable permiten regular mejor el organismo

    ¿Qué pasa si no administro el tratamiento a mi hijo?

    Los niños con asma que no reciben adecuado tratamiento tienen mayor riesgo de presentar crisis, mayor posibilidad de tener hospitalizaciones así como riesgo de fallecer por la enfermedad.

    Aun cuando los niños no presenten hospitalizaciones frecuentes, la inflamación de la enfermedad puede llevar a remodelación bronquial con disminución de la función pulmonar con síntomas que pueden persistir hasta la edad adulta e incluso la vejez, además tienen mayor riesgo de requerir oxígeno suplementario de manera permanente.

Durante este tiempo en casa debemos aprender a conocer los cambios de comportamientos en nuestros hijos.

Additional Info

  • Contenido

     

    Pasar tanto tiempo en casa se ha convertido en todo un reto tanto para padres como para hijos y esto ha provocado cambios de comportamientos emocionales y de rutinas a los cuales no estábamos acostumbrados. En Fundación HOMI queremos apoyarte y brindarte unos tips para que este tiempo en casa sea de mucho aprendizaje.

    Da una información clara

    Van a aparecer síntomas y muchas inquietudes acerca de lo que está sucediendo en este momento ya que esto es nuevo para todos, por eso siempre da a tus hij@s una información clara, averigua qué saben acerca de la situación, aclárales sus dudas teniendo en cuenta su edad y sobretodo bríndales seguridad y confianza.

    Favorece espacios de expresión de emociones

    Estos los ayudarán a sentirse más tranquilos, a saber que son escuchados, comprendidos y que no están solos. Acepta y valida sus emociones recuerda que estas tienen una función.

    No los critiques ni los castigues

    Recuerda que los cambios que está presentando son totalmente esperados y que ellos están atravesando por un proceso de adaptación y la forma como ellos lo expresan es diferente a la de los adultos.

    No los diagnostiques

    Si los notas inquietos, no significa que sean hiperactivos, significa que están presentando cambios en su comportamiento. Aunque la pandemia es un fenómeno colectivo, cada uno la vive con un significado diferente de acuerdo con sus experiencias personales. Evita las etiquetas y recuerda que los diagnósticos son una herramienta de comunicación entre profesionales más no una definición de la persona.

    Comparte y juega en familia

    El juego es tu mejor herramienta a favor de la salud mental de todos, utilízalo para compartir con las personas que te rodean, seguro ayudarás a que tus hij@s y tu familia tengan aprendizajes significativos, además aprovecha ese espacio para hacer cosas que tenías pendientes con tu familia como por ejemplo: armar rompecabezas o hacer cambios dentro del hogar. Saca tiempo para compartir y divertirte con los tuyos.

    Promueve el uso adecuado de herramientas tecnológicas

    Estas pueden ser unas de tus grandes aliadas en estos momentos, dales un buen uso y enséñaselo a tus hij@s, ya que pueden usarse para el desarrollo de las tareas escolares o la resolución de las mismas. Supervísalos, indícales el tiempo de uso y la importancia de que sigan las indicaciones para no generar consecuencias negativas si nos las cumple.

    Motívalos a participar de las tareas del hogar

    Esto le ayudará a tener iniciativa siempre, a ser organizado y aprender que las normas también son una forma de amar. No se te olvide, que estas sean acordes a su edad. Una estrategia para esto puede ser la recompensa.

    Mantén sus rutinas

    Recuérdales que no están en vacaciones, ajusta sus rutinas al horario en casa como se venía manejando habitualmente. No estés tanto tiempo en pijama, báñate, realiza diferentes actividades. Es fundamental que los mantengas ocupados, planifica sus días y pon objetivos.

    Es tiempo también de descansar

    Permíteles espacios de ocio, entre una actividad y otra deja que descansen. Recuerda que no todo el tiempo deben estar realizando actividades escolares, funciona igual que en el colegio.

    ¿Han bajado su rendimiento académico?

    ¡No los presiones! porque esto es un proceso de adaptación y esto va a ser difícil al inicio. Es muy importante tu acompañamiento, pregúntales cómo se sienten, escúchales háblales con paciencia, recuerda siempre, están en proceso de adaptación como tú.

    Y… ¿qué hago con la ansiedad?

    Es muy importante que sepas que la ansiedad es funcional, es decir, nos permite manejar situaciones y prepararnos. En este momento todos vamos a tener síntomas de ansiedad porque nos estamos preparando para algo nuevo. No sabemos cómo hacerlo y como no sabemos manejarlo, la ansiedad se incrementa y genera frustración y es ahí cuando los limites pasan. Busca ayuda, realiza con ellos actividades que les den tranquilidad. Recuerda que algunas la incrementan como el inadecuado uso de dispositivos electrónicos.

    ¡Es hora de comer saludable y de hacer ejercicios!

    Compra comida saludable, permanecer en casa por mucho tiempo puede hacer que aumenten los síntomas de ansiedad y el cuerpo va a intentar controlarlos y una de las formas es aumentando la ingesta alimenticia. Este control no es adecuado porque no es funcional y lo que va a hacer es que se aumente mucho más la ansiedad. Por eso, trata de tener a la mano siempre alimentos saludables como fruta, yogur, etc. Olvídate de los paquetes y aprovecha para crear recetas en familia. No olvides hacer ejercicios e inventa rutinas para todos.

    ¿Son buenos los espacios virtuales?

    Claro que sí, ya que fortalecen la comunicación con los demás, minimizan la ansiedad y en estos momentos permitirán que tus hij@s se den cuenta que no son solo ellos quienes están pasando por esa situación. Pero no se te olvide, deben ser tiempos controlados para no alterar rutinas. ¡Acércalos con los que están lejos!

    ¿Hábitos de estudio en casa…cómo?

    Son importantísimos, genera espacios académicos diferentes a la habitación. Evita distractores y pídeles que tenga a mano todo los materiales que necesitan para hacer sus trabajos. Acompáñales pero también favorece su independencia y autonomía. Elógialo en sus trabajos y cuando una respuesta no sea adecuada en estos, muéstrale con palabras que no los vayan a frustrar como: puedes volver a intentarlo, lo estás haciendo muy bien pero podrías hacerlo mejor, ¿qué piensas de lo que acabas de hacer?

    ¿No quiere hacer ninguna actividad…qué hago?

    Debido a los cambios que están viviendo, en donde entre otras cosas no pueden ver a sus amig@s, ni compartir con ell@s, ni hacer actividades junt@s y a la ansiedad que ha aparecido frente a los mismos, es probable que está situación se presente porque debido al aislamiento, su proceso de socialización se ha visto interrumpido. Es importante que los escuches para tener claridad de sus sentimientos y de la respuesta que les vas a dar.

    Ojo con la sobre información y la desinformación: aumentan el miedo y la ansiedad

    No contamines a tus hij@s con información acerca del covid. Háblales de temas que sean de su agrado con el fin de generar tranquilidad. No dejes que el miedo sea el único motivo para que ellos crean que no deben salir de casa. Recuérdales otro tipo de motivos como que se están cuidando a ellos y están cuidando a otros, desde casa también pueden ser un súper héroe.

Página 2 de 2